Mi Página Web

Copa Libertadores 2016- Fase Final

 Vuelta River 1 Ind del Valle 0


El campeón dejó todo, pero no alcanzó

 

RIVER COPA

River hizo todo para golear a Independiente del Valle, pero el arquero ecuatoriano, los postes y poca eficacia del millonario decretaron su suerte. El único tanto del partido lo hizo Lucas Alario. El Monumental despidió al equipo con aplausos y agradecimiento.

En la primera etapa, el conjunto de Marcelo Gallardo arrinconó al conjunto ecuatoriano en los primeros minutos y generó muchas situaciones claras para ponerse arriba en el marcador, pero la ineficacia del Más Grande impidió desatar el primer y merecido grito de la noche.

En el complemento, River un un torbellino y metió a Independiente del Valle contra su arco, pero recién encontró el gol a los 34 minutos, después de convertir a Azcona en figura y a los postes en protagonistas de la noche. A los empujones, River fue por el segundo, pero ya era demasiado tarde.

El Monumental despidió al Muñeco y a sus dirigidos con aplausos y un agradecimiento, “por salir primero, por salir campeón”.


 

Foto: página oficial.

Marcelo Barovero 6: Gran respuesta en la única que tuvieron lo ecuatorianos. Luego, espectador. Ni lo inquietaron.

Gabriel Mercado 6: Jugo caso de win derecho y cuando tuvo que participar en defensa lo hizo con fiereza y firmeza.

Jonatan Maidana 6: Gano todo. De arriba y de abajo. Fue salida constante y hasta se animó a ir en ataque.

Eder Álvarez Balanta 3: Por un error igualito al de la semana pasada que derivó en el penal que nos hizo perder la serie, el rival casi marca un gol que liquidaba la eliminatoria en el primer tiempo. Muy inseguro, dudo siempre.

Milton Casco 7,5: El mejor partido desde que está en River. Excelente en defensa y muy comprometido en ataque. De una gran jugada suya vino el único gol del partido.

Camilo Mayada 4: Se mostró como opción por derecha pero resolvió siempre mal. Tanto en la definición como en los lanzamientos, siempre encontró una pierna rival. Salió reemplazado, el único cambio del equipo.

Leonardo Ponzio 7: Garra y corazón. El león dejó todo. Distribuyó de buena forma, intento pegar de afuera y corto todo lo que pasó por el medio. Enorme.

Nacho Fernández 6: Acompaño muy bien en el primer tiempo con una gran dinámica. En el complemento bajo su nivel. Le pasó factura el físico.

Andrés D'Alessandro 6,5: Otro gran partido del cabezon. No se le dio el gol porque hoy no era el día pero lo busco por todos lados. Simple y preciso para hacer jugar. Peligroso con la pelota parada.

Rodrigo Mora 6: Corrió a todos y lucho contra todos. Erró un gol clarísimo en el primer tiempo pero nunca dejó de merodear. Otro que al igual que D'Alessandro tenía el arco cerrado.

Iván Alonso 7: Una actuación sobresaliente del uruguayo que nunca dio por perdida ninguna pelota. Hasta bajo a defender. Impresionante rebotó todo lo que le tiraron y siempre al pie de un compañero. Solo le falto el gol.

Lucas Alario 6: Autor del gol con ayuda, estuvo cerca de marcar el segundo. Esta vez se lo vio jugando más por afuera que dentro del área. Siempre aparece.


 

#EnFoco: El dúo charrua


Tarea nada sencilla para River, tras haber perdido en la altura, el último campeón de América debía revertir el resultado global ante el conjunto ecuatoriano. Por eso, Gallardo buscó colocar un equipo bien ofensivo en busca de la clasificación.

La dupla uruguaya, fue por la que apostó el entrenador ‘millonario’ hoy para dar vuelta la serie ante Independiente del Valle, no hubo una buena conexión entre ambos. Aunque si, estuvieron participativos individualmente. 

En la primera etapa, Iván Alonso pivoteó y bajó varias pelotas que iban a terminar en disparos de sus compañeros. Se lo vio activo y siempre, ganando por arriba. Por otro lado, Rodrigo Mora, movedizo e inquieto en los primeros minutos, no tuvo uno de sus mejores partidos. Tuvo dos situaciones netas de gol y las desperdició. Luego, también estuvo impreciso en distintas decisiones. 

Comenzaba el segundo tiempo y el ‘millonario’ no podía quebrar el cero. Por eso, el ‘muñeco’, decidía mandar a la cancha a Lucas Alario. El ex Colón fue quién acompañó al centrodelantero de 37 años y Mora, pasó a jugar de win derecho.


 

18631-riverindpevalle-25


La Lupa: El regreso de Nacho Fernández

River le ganó  Independiente del Valle por 1-0 en los octavos de final de la Copa Libertadores pero aún así quedó eliminado del certamen continental. Esta vez, La Lupa estaba en el desempeño de Fernández luego de varios partidos sin jugar.

La falta de eficacia condenó al Millonario y perdió su anhelo más importante. Más allá de haber completado un buen partido, no alcanzó para vencer a los ecuatorianos y pasar a la siguiente fase.

Luego de varios partidos marginado por una gastroenterocolitis, el mediocampista volvió a ser de la partida y completó un buen partido. Se asoció con D’Alessandro y junto con él se encargaron de crear las opciones de peligro. Se movió por todo el frente de ataque y contó, en el primer tiempo, con una chance para abrir el marcador luego de una volea de derecha dentro del área que se fue por arriba del travesaño.

En la segunda parte se lo vio un poco cansado dado el gran esfuerzo hecho en el primer tiempo, aunque esto no le impidió seguir cerca del ‘cabezón’ para crear juego y lastimar al conjunto ecuatoriano , que desafortunadamente tuvo la gracia de tener un arquero que sacó todo lo que le tiraron y fue la figura de partido.



Alario gol  vs. Independiente del Valle

Alario cumplió pero no alcanzó

Lucas Alario aportó el único gol de la noche ante Independiente del Valle. El Pipa siempre está y hoy puso misterio a una serie que no se pudo revertir. Aplausos para él.

 

Después de una semana en la que estuvo en el foco de la escena por haber sido relegado al banco de suplentes, Lucas Alario entró y convirtió el único gol de la noche. No alcanzó, es cierto, pero Pipa se reencontró con el grito sagrado.

¿Debió haber salido como titular? ¿Tenía que ingresar antes? Ya está. Ahora, son todas especulaciones y opiniones. Marcelo Gallardo aseguró que no lo veía bien en lo futbolístico y por eso decidió incluir a Iván Alonso. Pero el gol llegó desde el pie de Alario.

Lucas ingresó a los once minutos del segundo tiempo por Camilo Mayada y se paró al lado de Alonso para armar el doble 9. Ya en la primera que tocó exigió al arquero Azcona. Después, metió un cabezazo en el travesaño. Buscó y buscó hasta que pudo convertir. Llegó al gol con mucho olfato. Tras un remate de Milton Casco, Alario fue a buscar el rebote de Librado Azcona y la empujó con el pie derecho.

Después estuvo cerca cuando fue a buscar un cabezazo de Alonso. Se tiró con los pies para adelante para empujar la pelota pero el arquero Azcona llegó primero y el delantero le hizo falta.

Quedará para el análisis si debió ser titular o no. Al menos, cuando entró le dio a River la puntería que le faltaba. Eso sí, no alcanzó.

 

D’Ale que D’uele...

Volvió para ganar la Copa y lo dio todo, pero D’Alessandro sigue con esa espina clavada. A los 35 el tiempo corre: ¿tendrá otra chance?

 
 
     
El gesto lo dice todo. Alguna lágrima también asoma...

Siendo como es él y después de venir a lo que vino, cuesta imaginar que para Andrés D’Alessandro el consuelo de la buena actuación, las 19 jugadas de gol, el milagro del arquero Azcona y hasta los aplausos de la gente al final alcance para amortiguar la desazón. El gusto a poco de la desilusión no es fácil de digerir.

El Cabezón volvió para completar el último casillero pendiente de su extraordinaria carrera: ganar una Libertadores con River. En su primer ciclo en el club llegó cuatro años tarde: cuando el Millo ganó la Copa de 1996, apenas tenía 15 años y recién debutó en Primera en 2000; y por esas cosas del fútbol su regreso vino seis meses después de la Libertadores 2015. ¿Tendrá otra chance, otra moneda en el aire? Con los huesos todavía enteros pero cansados por el trajín de tanta cancha recorrida, D’Alessandro acusa 35 en el DNI y el número se siente. El contrato con River termina con el 2016 y si el equipo de Gallardo no gana la Copa Argentina no lo tendrá en la próxima Libertadores. Es demasiado pronto para hacer especulaciones, pero el reloj corre para todos...

Desde el esfuerzo y el compromiso, difícil que alguien tenga algo que reprocharle al Cabezón. Corrió como corría en el equipo de Ramón, allá lejos y hace tiempo. Tanto, que en el segundo tiempo terminó persiguiendo a un rival contra la raya y la sacó al corner... Además, pidió la pelota siempre, pero no siempre resolvió acorde con su calidad y sus antecedentes. Aún así, fue el que le dio el pase gol que Alonso falló de volea, y metió un fierrazo de zurda en el travesaño, con el arquero rival vencido, después de que Alario le bajara la pelota con el pecho.

Si en el partido de ida Marcelo Gallardo tomó la decisión de sacarlo en el segundo tiempo, esta vez no había manera... A D’Alessandro le costó su reinserción en River y en el fútbol argentino. Se fue del Inter de Porto Alegre con el aura de los próceres, después, ahí sí, de ganar la Copa de 2010 y la Sudamericana de 2008, además de siete títulos locales. No sería loco de imaginar que D’Alessandro sería capaz de cambiar todos esos títulos por el que vino a buscar. Tendrá que intentarlo otra vez.


 

El Muñeco perdió su primera serie en casa

 

GALLARDO VS INDEPENDIENTE DEL VALLE

El Muñeco se quedó sin invicto en casa: Independiente del Valle se convirtió en el primer equipo del continente en eliminar al River de Gallardo en su propio estadio, en una llave de 180 minutos.

Las estadísticas volvieron a hablar. Esta vez, negativamente, para la bronca del pueblo riverplatense. Es que Independiente del Valle se convirtió en el segundo equipo del continente en eliminar al River de Marcelo Gallardo en una llave mano a mano de 180 minutos (el otro había sido Huracán en la última edición de la Copa Sudamericana).

Pero hay más. El equipo ecuatoriano también marcó otro hito: es el primero que dejó a River fuera de un certamen internacional en el propio Monumental desde que el Muñeco asumió como DT. Hasta aquí, el millonario había despachado en casa a Godoy Cruz, Libertad, Estudiantes, Boca y Atlético Nacional por la Copa Sudamericana 2014; y a Tigres en la Copa Libertadores 2015 (el resto de las llaves las definió en condición de visitante)

De esta manera, y más allá de la victoria 1-0 que sólo sirve para la anécdota, el entrenador de La Banda perdió su primera serie en Núñez a pocos días de cumplir dos años al frente de la conducción técnica de River. Siempre hay una primera vez, lamentablemente.

TODAS LAS SERIES INTERNACIONALES DEFINIDAS EN EL MONUMENTAL (CON GALLARDO):

-vs. GODOY CRUZ (Copa Sudamericana 2014)
-vs. LIBERTAD (Copa Sudamericana 2014)
-vs. ESTUDIANTES LP (Copa Sudamericana 2014)
-vs. BOCA JRS. (Copa Sudamericana 2014)
-vs. ATL. NACIONAL (Copa Sudamericana 2014)
-vs. TIGRES (Copa Libertadores 2015)
-vs. INDEPEDIENTE DEL VALLE (Copa Libertadores 2016)




Hinchada  vs. Independiente del Valle

No hubo reproches, fueron todos aplausos

El Monumental despidió con aplausos a los jugadores de River, valorando el juego y la entrega, luego de la eliminación de la Copa Libertadores ante Independiente del Valle.

 

No hay reproches. Tampoco silbidos. Mucho menos insultos. Sólo se escuchan aplausos. El Monumental es una olla en ebullición que no puede delirar. Se lamenta por las situaciones perdidas. Y la última imagen es la postal de la eliminación: los jugadores de River, cansados, algunos en el piso, otros con la mirada hacia abajo y con la lengua afuera y los hinchas aplaudiendo. Los de la platea se paran y acompañan a los de la popular. Como si fuera un teatro, el Monumental aplaude un largo rato.

La obra no terminó con final feliz pero el reconocimiento está igual. Después de tantas pálidas, los fanáticos millonarios le reconocen a los jugadores el esfuerzo y agradecen los títulos conseguidos en los últimos dos años, por más que falten jugadores de aquellas proezas. Entonces se entona: “Gracias, por esa alegría, de salir primero, de salir campeón”. Un cantito que se escucha habitualmente cuando hay una vuelta olímpica. Esta vez no la hay pero se canta igual.

Los hinchas jugaron su partido. Desde el principio, antes de que salieran los equipos. Con esas bengalitas de las que sale tanta luz como humo. Para que el estadio entrara en efervescencia. Para que los jugadores de River sintieran el respaldo y los ecuatorianos, temblaran al ver semejante espectáculo.

Era una noche de Copas especial. Como todas las que River jugó desde 2014 hasta acá. El Monumental pasó de la fiesta inicial a la incertidumbre, a la ansiedad pero también al canto profundo. “Vamooosss, vamooos, millonaaario, que esta noche, tenemos que ganar”, se escucha una y otra vez. Pero el gol no llega. Las chances pasan hasta que Alario trae de nuevo la esperanza. Y el Monumental explota. Tiene el grito contenido, espera el gol que lleve la serie a los penales, al menos. Pero no. No llega ese gol. Y aparecen los aplausos. Esos aplausos que caen de los cuatro sectores para despedir a un equipo y, sobre todo, a un entrenador, que le dio mucho.

 

OTRO ADIÓS RÁPIDO

CascoLas defensas de Libertadores no fueron gratas.

 

Por cuarta vez, River quedó eliminado de una serie de octavos de final de Copa Libertadores.

Más de tres decenas de situaciones de gol. El arquero Azcona, figura. El Monumental, llevando adelante al equipo. Pero no se pudo. El Millo ganó 1-0 y no le alcanzó. Independiente del Valle se quedó con la llave y es cuartofinalista de la Copa Libertadores.

Por cuarta vez en la historia, el Más Grande queda afuera en esta instancia. La primera vez fue en 1997, tras ganar la edición ’96, ante Racing. Fue empate 4-4 en el global ante la Academia y derrota por penales. Luego, en 2002, Gremio vapuleó 6-1 entre ambos partidos. En 2008, el San Lorenzo de Ramón Díaz tachó a River (1-2 en el Bajo Flores y 2-2 en el Monumental, estando 2-0 arriba y el rival con 9 jugadores); y ésta ante Independiente del Valle.

Al igual que en el 97, la defensa de la Libertadores terminó en octavos. La suerte no acompañó. Pero fue el final de una etapa dorada que el riverplatense nunca olvidará.

 


DIEZ MESES SIN GANAR DOS SEGUIDOS

 

 

La última vez que el Millonario ganó dos partidos consecutivos por la misma competencia fue en julio del 2015.

River ha entrado en una meseta que aún no ha logrado salir y es que hace 10 meses que no logra imponerse en dos partidos seguidos de una misma competencia. La última vez fue en julio del 2015, cuando triunfó sobre Atlético Rafaela y Colón, por el torneo local.

Desde hace un tiempo que los resultados no han acompañado a los dirigidos por Marcelo Gallardo y es evidente ya que la última vez que obtuvo dos triunfos al hilo por un mismo certamen fue el 25 de julio del 2015. En aquella ocasión venía de ganarle por 5 a 1 a Atlético Rafaela una semana antes y ese domingo se imponía por 3 a 1 sobre Colón, en el Monumental.

A partir de allí, La Banda ha transitado por largos sube y baja a nivel futbolístico y de resultados.




A la Libertadores 2017, sólo a través de la Copa Argentina

 
 
A la Libertadores 2017, sólo a través de la Copa Argentina
QUEDA UNA CHANCE. River sólo podrá entrar si gana la Copa Argentina. (FOTO: Fotobaires)
 

Para clasificar a la próxima edición del certamen más importante de América, River deberá ser campeón del torneo más federal del país. La última chance para clasificar.

El dolor es muy grande. River quedó afuera de la Copa Libertadores en octavos de final y dejó escapar así el mayor objetivo del semestre. Pero además, el Millonario quedó muy complicado para jugar la próxima edición.

Recordamos: clasificarán los dos líderes de las zonas del campeonato local, más el ganador del partido de los segundos, el perdedor de ese encuentro (siempre y cuando un argentino no gane la Copa Sudamericana) y el campeón de la Copa Argentina.

Este último ítem es el que le da esperanzas a River, que deberá consagrarse en la Copa Argentina para disputar la Libertadores 2017 y buscar así regresar a lo más alto del continente.




 

 

"Triste, pero orgulloso; jugamos el partido que teníamos que jugar"

 
 
 

Marcelo Gallardo se fue dolorido por la derrota, pero agradecido con el equipo por el esfuerzo en la revancha y con la gente por el apoyo incondicional en una noche dura para el Mundo River.

Se le notaba en la cara el enojo, no con el equipo, sino con el resultado. Marcelo Gallardo no pudo ni quiso ocultar la bronca por la eliminación, aunque elogió a los jugadores por lo hecho en la revancha: "Hoy nos toca estar afuera. Triste, con dolor, pero orgulloso porque siento una clara identificación con cómo jugó el equipo hoy. Y más que eso no puedo decir en cuanto al juego. Lamentablemente quedamos afuera, pero es parte del juego".

"No hay mucho análisis para hacer después de todo lo que mostró el equipo hoy. Lo que diga yo hoy tiene poco sentido porque se vio reflejado en la cancha, creo que habremos coincidido en lo que vimos, en un equipo que se entregó al máximo, un equipo que buscó, que tuvo paciencia, que ante la desesperación de ir hacia adelante fue inteligente. Buscó, creó situaciones y lamentablemente no pudimos plasmarlo en el marcador, pero nada para reprochar, sin lugar a dudas hoy jugamos el partido que había que jugar", agregó.

En la conferencia de prensa posterior al partido, el técnico aclaró que sólo faltó otro gol para hacer el encuentro ideal: "Hay algo que me deja tranquilo: cuando tenemos el tiempo, como tuvimos esta semana para preparar este partido, y hoy se vio un equipo que tuvo fluidez, presencia, temperamento, personalidad, paciencia. Nos faltó el gol, pero eso nos muestra que el trabajo es lo que al final te da cierta satisfacción".

Y llegó la pregunta que había que hacer. ¿Por qué no fue titular Lucas Alario? "El equipo jugó un gran primer tiempo, sin Alario. Y después Alario entró y siguió jugando muy bien (el equipo). Yo me decido por un equipo que creo que es el mejor con los jugadores y las características para llevar a cabo. No hay nada raro para buscar. Cuando yo tomo decisiones convencidos, no suelo arrepentirme. Y son determinaciones en las que realmente creo. Después me puedo equivocar y me voy a seguir equivocando mucho", afirmó.

Por otra parte, se tomó un tiempo para destacar el papel de la gente: "No es fácil, en la derrota y en la eliminación, ser juzgados como nos juzgó la gente, que terminó dando su veredicto. Y no recuerdo, y he vivido muchísimas etapas acá, muchas situaciones en las cuales el hincha se haya manifestado de esta manera. Ese es el equipo que quiero tener, que en la derrota se vaya así".

"Uno se fortalece de esto, no solamente yo, sino los jugadores, cada uno a su manera, como sienta. Y lo que nos tiene que queda, más allá del aprendizaje en la derrota, somos consciente de que buscamos la victoria de una manera en la que creemos. Siempre hay que fortalecerse y en eso quiero volver a manifestar el agradecimiento al hincha de River, que hoy se representó de la manera que más sentía. Acompañó al equipo de una manera increíble, eso es lo bueno", finalizó.




Gallardo: "Para algunos jugadores llegará el final"

 
 
 

 El Muñeco avisó que, además de Barovero y Vangioni, otros futbolistas dejarán el plantel de River tras un semestre para el olvido. El técnico remarcó que tener una pretemporada más larga le permitirá volver a plasmar la idea futbolística.

"Se terminó un ciclo", dijo Marcelo Gallardo cuando se terminó la final del Mundial de Clubes. Pero la sensación es que el plantel del Millonario le dijo adiós a una época gloriosa en la eliminación contra Independiente del Valle. Para el Muñeco, además, marcó el cierre de varios integrantes del plantel en el club.

"Para algunos llegará el final, como Vangioni y Barovero, seguramente habrá también otros nombres, pero ahora intentaremos pensar, porque nos quedan tres partidos del campeonato y después el parate que nos va a poner en una situación de reflexión en cuanto a todo lo vivido. Y arrancar de cero, porque ahora sí vamos a tener tiempo para poder rearmarnos", indicó.

En la conferencia de prensa posterior a la eliminación, el entrenador remarcó que la duración de la pretemporada será beneficiosa: "Seguramente en esta cuestión de tiempos que no hemos tenido, ante esta desilusión y amargura vamos a tratar de sacar lo positivo, que es que vamos a tener tiempo para trabajar".

"Nosotros estábamos viviendo un momento de transición que llegó en diciembre del año pasado, después de lo vivido en Japón, esa experiencia lindísima de haber llegado adonde se llegó. Sabíamos que iba a ser un momento de cambios, que muchos jugadores llegaban a su etapa final. Y dentro de esa transición había que prepararse para pasar este semestre. Y nunca pudimos detenernos a pensar y trabajar y volver a volcar una idea en la cual nos permitiera tener buena dinámica en el juego y frescura mental", agregó.



“Un River como el de hoy”

Leo, de gran nivel esta noche, habló en zona mixta y dejó en claro su tristeza por la eliminación pero su conformidad por el nivel demostrado.

A pesar de que millonario ha quedado eliminado, Ponzio aseguró que “se hizo todo como para revertir esta situación. Volvimos a ver al River que todos quieren ver”. Agregando que “Las eliminatorias se marcan mucho de visitante. Nosotros somos River, no podemos mirar al costado sino hacia adentro”.

Además, sobre el futuro del equipo, el león dijo que “hay que rebobinar, sabemos que el River de hoy es el que queremos. Ahora hay que mirar para adelante”.

Acerca de la tristeza por la eliminación, el volante comentó que “siempre que perdes, duele. Hoy fuimos superiores, el River que estamos acostumbrados a ver”, finalizó.



 

"No hay nada que reprocharse"


 

El uruguayo Ivan Alonso habló con la prensa luego de finalizado el partido y aseguró que el equipo dejo todo a pesar de la eliminación en la Copa Libertadores.

Con respecto a la gente, que apoyo durante todo el partido, Alonso le tiró flores a la hinchada y se fue contento por la actuación a pesar de la derrota: "Con sensación de vacío y tristeza, pero con el orgullo de habernos despedido con un estadio así".

Además, destacó la actuación del arquero ecuatoriano, quien fue la figura de la noche: "No hay nada que reprocharse de estos 90 minutos. El arquero de ellos tapó pelotas increíbles".

 






(IDA IND DEL VALLE 2- River 0 )

TIEMBLA LA ILUSIÓN

Driussi 3River se complicó sólo y peligra la Copa

 

De manera espantosa, River fue una sombra y cayó 2-0 frente a Independiente del Valle. Sobre el final, un gol que puede definir la serie antes de tiempo.

Muy bueno el homenaje, la solidaridad y los respectivos himnos pero el asunto tenía a los Octavos de final entre ceja y ceja. Con tal de abrir la serie de la mejor manera, Marcelo Gallardo presentó lo mejor a disposición y no fue tan fácil la performance.

El primer tiempo fue un aburrimiento total. Porque los equipos se respetaron más de lo debido, porque ninguno calibró la puntería y encima el desarrollo fue un atentado al fútbol.

Apenas los destellos de Andrés D’Alessandro iluminaron la fría noche ecuatoriana. El resto, bien, gracias. Una sombra de lo que fue aquél campeón demoledor que arrasó a partir de los mejores dieciséis de la competencia.

Un empate no era mal resultado pero la ilusión del equipo era jugar en el Monumental teniendo, al menos, un gol de visitante en el bolsillo. El capítulo inicial se quedó con las ganas de ver emociones y la gente también.

Sorpresivamente, el Cabezón no salió al complemento y le cedió su lugar a Rodrigo Mora. Corridas de Camilo Mayada y aportes discontinuos de Sebastián Driussi fueron las únicas armas que amagaron con matar la paridad.

Independiente apenas inquietó vía aérea pero el arco de Marcelo Barovero jamás sufrió amenazas. Todo cambiaría minutos después cuando de un ataque de River nace la contra del local. Con Gabriel Mercado vencido y en el piso, el centro llegó al corazón del área y Jonatan Maidana no pudo rechazar. José Ángulo no dudó y fusiló a Trapito.

Eran los 25 minutos más importantes de la serie. O el Millonario aguantaba y la sacaba barata o se iba todo al carajo, así nomás. El dueño de casa quería ampliar y la cara del Muñeco lo decía todo: basta de perdonar.

Ni siquiera desde la pelota parada pido meter miedo la Banda. Lucas Alario se perdió dos goles insólitos -uno mal anulado por supuesto offside- y otro en el segundo palo. Morita se sumó a la lista con una mediavuelta espectacular que por poco no se colgó en el ángulo.

Pasaban los segundos y el reloj moría lentamente sin la reacción del vigente monarca. Independiente estaba decidido a defender en su zona lo que restara de partido aunque si la oportunidad del contragolpe llegaba…

Agonizaba el cronómetro y el 1-0 era el mejor consuelo pero Jonatan Maidana cometió un penal increíble tratando de evitar la pifia de Éder Álvarez Balanta. Junior Sornoza lo cambio por gol y todo acabó. Dos errores, dos dolores de cabeza que jugarán su rol en la vuelta. Ay, River de mi vida, tiembla la ilusión.



 

1x1inpte


Uno por Uno: River – Independiente del Valle (Ecuador)

Marcelo Barovero (5): Tuvo poco trabajo, pero dos goles adentro. Sin responsabilidad en el primero, queda la sensación de que podría haber atajado el penal.

Gabriel Mercado (3): Arrancó con todo y decayó bruscamente. Perdió infantilmente en el mano a mano y rifó su sector.

Jonatan Maidana (3): Había mostrado la solidez de siempre hasta que falló en el primer gol, y cometió el penal del segundo. A su favor queda que el lateral de su sector dio ventajas en todo momento.

Éder Álvarez Balanta (3): Al igual que Maidana, venía teniendo un buen rendimiento, pero no se cerró en el primer gol, y pifió en la previa de la jugada del penal. Ay…

Milton Casco (4): Desparejo en proyección y cobertura. No fue el gran culpable del pésimo desempeño de la línea de fondo. No tuvo un socio por izquierda y lo sintió.

Camilo Mayada (5): Mostró las ganas y el esfuerzo que se le conocen, pese a que en el primer tiempo le costó a la hora de la marca. Un par de apiladas para romper líneas le bastaron para ser el menos peor de un equipo apático.
 

Nicolás Domingo (3): A destiempo y con brutalidad, cortó de mala manera y permitió el avance rival. No fue su noche.

Leonardo Ponzio (2): Volvió y no encajó. Desentendido de su función, se lo vio perdido y sin rumbo en el mediocampo. Desacomodó el funcionamiento colectivo.

Andrés D’Alessandro (5): Destellos que lo caracterizan pero no lo acompañaron en nada. Ni siquiera salió a jugar el segundo tiempo.

Sebastián Driussi (2): Jugó todo el partido manteniendo su nivel: bajísimo. No coordinó los ataques y le faltó resolución en los últimos metros. En ocasiones, muy mezquino.

Iván Alonso (4): Peleó de arriba y poco pudo coronar de espaldas al arco. Se retrasó y perdió peso en el área, aún cuando el partido pedía eso.

Ingresaron:

Luís González (3): Entró para darle juego al equipo pero no halló el timing para intervenir. En deuda con su tarea, no profundizó su experiencia.

Rodrigo Mora (5): Estuvo fresco y casi anota pero se contagió del resto y cayó en la mediocridad. Ganas y coraje entre la urgencia de convertir.

Lucas Alario (3): Dilapidó dos chances netas de gol, algo raro con su sangre fría para definir. Se extrañó su insistencia en la presión y en la construcción de sus propios espacios.

 



 

imagenes-Independiente-Valle-River_OLEIMA20160428_0205_28

Destacado: Camilo Mayada

En una nueva edición de ‘el destacado , el uruguayo fue lo mejorcito de un River que trae una derrota dura de Ecuador. Ninguno aprobó, pero con poco, Camilo fue el que se destacó sobre el resto, sobre todo por la entrega.

Noche negra. A River no le salió nada en Quito. No sólo perdió, sino que además fue por dos goles, y eso complica el panorama para la vuelta el próximo jueves en el Monumental. Hay que admitir que el arbitraje influenció en el resultado final, debido a que no le sancionaron un penal a Alario, y al mismo ex-Colón no le dieron por valido un gol que si lo era. Pero más allá de eso, no fue bueno lo del campeón de América.

Y dentro de los pocos que tuvieron un aceptable partido fue Camilo Mayada. Más que nada por su entrega y despliegue. Demás esta decir que no lo acompañó Mercado por su lateral, quién fue desbordado constantemente. El ex-Danubio, si bien no fue extraordinario, le alcanzó para ser el mejor de una noche para el olvido.


Gabriel-Cortez-Balanta-Maidana-AFP_CLAIMA20160428_0352_28


Un equipo sin ganas

En el peor partido de la era Gallardo, River Plate perdió 2 a 0 ante Independiente del Valle y quedó al borde de la eliminación. Acá están las claves del partido.

Explotaron las bandas: En la noche de Quito, Independiente Del Valle atacó constantemente ensanchando el campo y jugando la pelota a la espalda de los volantes millonarios. Cabezas y Angulo, tuvieron espacio por las bandas para correr y atacar cuanto quisieron. Quien más sufrió esto fue Gabriel Mercado, ya que, por la derecha, fue superado durante todo el partido.

Un equipo demasiado estático: Puede ser que el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo no venía teniendo un buen juego en los últimos partidos. Sin embargo, la noche de Quito vio lo peor del equipo millonario.  Los jugadores riverplatenses parecían estar jugando a 7000 metros de altura, en lugar de 2800. Las piernas pesaron por demás, en ningún momento pudieron hacer más de tres pases seguidos y los ecuatorianos ganaban la mitad de cancha con una facilidad impresionante.

Irreconocible: El jugador que, increíblemente, tuvo un encuentro demasiado flojo, fue Gabriel Mercado. El lateral de la selección argentina, que suele ser muy regular en sus rendimientos, fue de lo peor de la cancha. Cabezas lo eludió todo el partido y el ex Racing no estuvo ni cerca de pararlo. Para cerrar su mala actuación, el gol de Independiente del Valle llegó de un centro por su banda.

No aprovechó la oportunidad: Sebastián Driussi jugó el partido como segundo delantero, su posición natural, y tuvo un encuentro muy por debajo de la media. No conectó con sus compañeros, no desequilibró, no estuvo certero frente al arco y, además desperdició dos pases gol de Andrés D’Alessandro que podrían haber cambiado el partido. Aunque en el segundo tiempo pasó a jugar de volante por izquierda, su rendimiento no mejoró.



18170-dsc_3011

Se busca socio para el 22

Otra vez, D´Alessandro careció de compañeros para asociarse y que River pueda tener la posesión de la pelota. Y tanto le costó el partido  al cabezón que, inexplicablemente, terminó siendo sustituido en el entretiempo.

Ya resulta caprichoso, terco, repetitivo, redundante y cuantos artículos se le quiera poner. Pero la actualidad futbolística de este equipo deja algo en claro: River depende casi exclusivamente, de lo que puede generar D´Alessandro. El as de espadas está ahí, lo tenemos nosotros. Pero lamentablemente, el as de espadas juega casi siempre solo. O al menos no parecen entenderlo. Y tampoco parecen hacer mucho para entenderlo.

Esta noche, otra vez, D´Alessandro le mostró a sus compañeros, y hasta al mismo Gallardo, cuál era la forma de salir airosos de los 2800 metros de Quito. Con posesión de pelota, haciendo correr el tiempo y descansando cada vez que el balón lo tenía alguno de blanco y rojo. Y, para no perder la costumbre, sus compañeros no interpretaron lo mismo que el 22. Sin Nacho Fernández y salvo por algunas intervenciones de Mayada (el ex-Gimnasia y el uruguayo son los únicos que parecen comprender el mensaje), al enganche le costó hacer jugar a sus compañeros. Y encima, las pocas veces que pudo tomar contacto con la pelota y levantar la cabeza observaba como el resto de sus compañeros permanecían estáticos, como esperando que él mismo pueda solucionarles el partido. Y hasta intentó hacerlo con dos pelotas filtradas a Driussi que, tal como viene siendo su costumbre, no supo definir.

Ya en los primeros 45 minutos se veía que el partido le costaba al cabezón. Corrió más para atrás para recuperar la pelota, que para adelante para dibujar algo que pueda sacar adelante el partido. Y si a sus 35 años se le suman los 2800 metros de altura que tiene Quito, físicamente lo sufrió. Aun así, resulta llamativa la decisión de Gallardo de reemplazarlo en el entretiempo. Y el desarrollo del segundo tiempo le da la razón a cualquiera que pida explicaciones por la salida de D´Alessandro: sin la posesión, el complemento fue una autentica tortura para River. Inentendible determinación del entrenador, que esta vez, demostró no estar pillo para interpretar lo que se veía en el césped.

El 0-2 dejó en evidencia cuanto deberá mejorare River si quiere mantener aspiraciones en esta Copa Libertadores. Dependerá de Gallardo y los suyos asimilar semejante golpe, y que la derrota de esta noche no sea definitivamente un KO. ¿En dónde se puede encontrar una luz de esperanza de cara a los 90 minutos de vuelta? Sí, en él. El 22, el de la zurda exquisita, el que siempre enseña el camino. Entiéndanlo de una vez por todas por favor, encuéntrenle socios al 22 urgente!.

 

 

 

ponzio vs indep del valle 2016

Ponzio regresó desorientado

El mediocampista central volvió tras 19 días luego de cumplir su suspensión por tres partidos en la Copa Libertadores. Se ubicó al lado de Nicolás Domingo pero ambos tuvieron un flojo desempeño.

El volante jugó por última vez el 9 de abril en el empate del Millo ante Sarmiento 2-2 en el Monumental. Frente a Independiente del Valle en Ecuador, tras haber sido expulsado en el encuentro ante The Strongest en La Paz regresó como titular en la mitad de la cancha.

Ponzio estuvo los 90 minutos y no tuvo una buena actuación. No fue preciso a la hora de trasladar ni de pasar la pelota ni desarrollo de buena manera la presión alta en el campo rival. Muchas veces se iba demasiado de su posición y al no recuperar la pelota dejaba un hueco libre que aprovechaban los jugadores rivales.

Con la entrada de Lucho y la salida de Domingo en los últimos minutos, el número 23 se retrasó y si bien no tuvo errores porque los ecuatorianos no atacaron, siguió sin brindar la seguridad necesaria.

Está claro de que si River quiere repetir el título de campeón de América necesita al mejor Ponzio. Al que no paraba de meter, al que se imponía en el mediocampo, ese Ponzio es el queremos volver a ver. Lo necesitamos pronto para tener más posibilidades de seguir jugando la Copa.



dri


Driussi desperdició otra chance más

En una nueva edición de En Foco, analizamos el rendimiento individual de Sebastián Driussi, en lo que fue la derrota 2-0 ante Independiente del Valle. El joven tuvo su lugar en el 11 titular reemplazando a Mora y disputó los 90′.

Otra más y van; a esta altura, una máquina de desperdiciar oportunidades. Y es que resulta inexplicable entender el porqué de su presencia de arranque en un partido tan trascendental, con Alario mirando desde el banco.

Alguno dirá que corrió todo y jugó con muchas ganas: ésas ganas las tengo yo también, y no por eso merezco ser protagonista de un encuentro tan importante. Estos compromisos deben afrontarlos los grandes jugadores, en lo posible, con experiencia.

Lo cierto es que Driussi encaró sin convicción y cuando no había que hacerlo, no estuvo seguro en los pases y, como frutilla del postre, malogró un par oportunidades de cara al arco rival (una clarísima). 

Salió a jugar la segunda mitad como volante tras una decisión absurda de Gallardo, pero tampoco logró gravitar. ¿Habrá sido este el golpe de realidad para el técnico?





Porqué salió D’Alessandro


El 22 apenas jugó 45 minutos. ¿Lesión, cansancio o cambio táctico?

Llamó la atención ver el cartel electrónico levantado con el número 22 apenas iniciado el segundo tiempo. Es que Gallardo quitó del campo a Andrés D’Alessandro, el mejor y más influyente jugador que tiene River.

Inmediatamente se encendieron las alarmas. ¿Se había lesionado el Cabezón? ¿Estaba muerto físicamente? ¿O fue simplemente un retoque táctico?

¿Gallardo qué dijo luego del partido? Nada. “Son decisiones técnicas”, se limitó a decir el DT en la sala de conferencias del estadio Atahualpa de Quito.

Lo cierto es que River cambió el plan sin D’Alessandro. Resignó la tenencia y se quedó sin su carta brava. En el primer tiempo, al Cabezón le había costado influir, no había recibido cómodo. Aún así se las ingenió para ponerle un par de pelotas a Driussi, quien no cerró bien las jugadas.





QUITO LA CIUDAD SIN TRIUNFOS

Mora AlonsoTodavía sin ganar en Quito

 

River sigue sin lograr una victoria en Quito. Disputó 9 partidos y no consiguió ningun triunfo.

El Millonario aún no puede romper ese maleficio en Quito. Hoy por la noche cayó por dos a cero frente a Independiente Del Valle y se sumó otra mala espina al historial ecuatoriano. Los partidos que comenzaron a denigrar a River en la capital de Ecuador por la Copa Libertadores fue en 1978, donde empató frente a El Nacional. El mismo año volvió a armar las valijas y regresaron con un empate con sabor a derrota, frente a Liga de Quito.

Tras 21 años, en 1999 La Banda regresó a Quito y fueron derrotados ante Universitarios por 1-0 y también en 2005 por 2 a 1 por los octavos de final de La Copa Libertadores. En 2001, se continuó con la mala racha y frente a Nacional perdimos por 1 a 0 y de nuevo en el 2006 por 2 a 0 ratificando la maldición.

En el 2007 hubo paridad 1 a 1 frente a Liga, en un partido que River tuvo grandes problemas en el fondo y con Ponzio expulsado. En 2015 por la Sudamericana River cayó por 1-0 ante el único equipo de Ecuador campeón de la Libertadores de América.



AFUERA, REGULAR

Minuto de silencioCinco ganados, cinco empatados y tres perdidos

 

En las series mano a mano, el River de Gallardo supo hacerse fuerte y definir muchas de ellas fuera de casa. ¿Podrá revertir el 0-2 en Quito?

El Millonario, a lo largo del ciclo del Muñeco, se ha consolidado fuerte en el continente y lo demostró tanto en el Monumental como fuera de él . Eso explica por qué La Banda se impuso en 12 de las 13 series coperas que jugó bajo la batuta de Gallardo.

Hay dos diferencias sustanciales entre la Sudamericana 2014 y la Libertadores 2015: en la primera definió todo de local, y en la segunda, casi todo de visitante (menos la final). Así le fue a River jugando fuera de Núñez en los mano a mano:

Copa Sudamericana 2014: comenzó ganando en Mendoza por 1-0 a Godoy Cruz (Pezzella). En octavos, derrotó 3-1 a Libertad en Asunción (Sánchez, Driussi y Simeone). En cuartos, en La Plata, triunfo 2-1 a Estudiantes (Mora y Schunke e/c). En semis, 0-0 ante Boca en La Bombonera y en la final, 1-1 en Medellín ante Atlético Nacional. En cada serie, definió en el Monumental y ganó cada partido.

Recopa 2015: tras ganar 1-0 la ida ante San Lorenzo, se repitió ese resultado en el Nuevo Gasómetro (Sánchez).

Liberadores 2015: ante Boca, en 8vos, no se terminó el encuentro por gas pimienta. River conservó su ventaja y pasó a cuartos. En la siguiente fase, River le dio vuelta la serie a Cruzeiro y en el Mineirao goleó 3-0 (Sánchez, Maidana y Gutiérrez). En semis, igualó 1-1 ante Guaraní en Paraguay (Alario) y pasó a la final, donde igualó 0-0 ante Tigres en Monterrey (y lo goleó 3-0 en el Monumental ).

Sudamericana 2015: River definió todo afuera, en octavos cayó 1-0 ante Liga de Quito (pero ganó 2-1 en el global), perdió 2-1 en Brasil ante Chapecoense (gol de Sánchez, ganó 3-2 el global el Millo) y empató 2-2 ante Huracán (doblete de Mora), pero perdió 3-2 entre ambos partidos.

Copa Libertadores 2016: cayó 2-0 en Quito ante Independiente del Valle. Tiene su golear en el Monumental. ¿Se dará otra remontada copera?



¿Cómo le fue a River cuando debió revertir un 0-2?

 
 

 
 

El Millonario estuvo tres veces en la misma situación que ahora en la Copa Libertadores. En dos de ellas quedó eliminado, mientras que en 2001 logró dar vuelta la serie.

River jugó muy mal y se trajo de Ecuador un resultado pésimo. El rendimiento, además, no invitó a ilusionarse. Es cierto. Pero también es verdad que el Millonario no está eliminado.

La Banda deberá revertir el 0-2 en la Copa Libertadores, situación en la que ya se encontró en otras tres ocasiones. ¿Cómo le fue cuando debió dar vuelta este resultado?

En 1966, La Banda jugó la final contra Peñarol y, tras caer 2 a 0 en Uruguay, ganó 3 a 2 la revancha. En ese entonces no valía la diferencia de gol, por lo que fueron a un partido desempate que quedó en manos del conjunto charrúa.

Ya en este siglo, en 2001, el Más Grande volvió, como ahora, con un 0-2 de Ecuador. El rival era Emelec, y en el Monumental se dio lo que todos esperaban, con un rotundo 5 a 0 que le dio a River el pase a cuartos de final.

El último antecedente se dio en 2005, en semifinales, cuando el Millonario perdió 2 a 0 contra Sao Paulo en Brasil. La vuelta también fue con derrota, esta vez por 3 a 2.

Habrá que dar vuelta la página, entender que la clasificación aún depende de River y que revertir la serie es posible. Para que lo que hoy es bronca se transforme en euforia dentro de una semana.




 

Un fallo que modificaba la serie

 
 
 

Con el marcador 1 a 0 para Independiente del Valle, Lucas Alario recibió dentro del área en posición válida y marcó el empate, pero Héber López, a instancias del juez de línea, lo anuló. Pese al error, no se debe pasar por alto que la derrota es incuestionable.

Iban 22 minutos del segundo tiempo cuando Milton Casco vio sólo a Lucas Alario y lo asistió con un pase aéreo. El Pipa, perfectamente habilitado por Mina, bajó la pelota y definió de forma impecable ante la salida de Azcona. Era el gol del empate de River, pero el línea levantó la bandera y Héber López lo anuló.

El tanto hubiera sido decisivo en la serie, no sólo por que el Millonario lo empataba, sino por la importancia de marcar de visitante. De todas formas, no se le debe caer al referí brasileño por el resultado. Si bien el 2 a 0 para los ecuatorianos parece excesivo, River volvió a jugar mal en Quito y sufrió una justa derrota en el Atahualpa.



 

Gallardo: "Estoy seguro que vamos a dar vuelta la serie"

 
 
 

El técnico de River lamentó el rendimiento de sus dirigidos, pero aclaró que está convencido de que, en el Monumental, el Millonario podrá revertir el 0-2 y pasar a cuartos de final de la Copa Libertadores.

Se notó la bronca en la cara de Marcelo Gallardo. El Muñeco se fue enojado, como todo River, luego de la derrota contra Independiente del Valle. Pero el DT no tiene dudas en que la revancha será positiva para el campeón de América.

Eso sí, pidió que el Monumental sea una fiesta dentro y fuera de la cancha: "En este momento donde el equipo necesita de la gente, los hinchas van a responder. Estoy seguro que vamos a dar vuelta la serie el miércoles que viene".

"Nosotros somos un equipo fuerte, vamos a jugar con una desventaja de dos goles. Yo creo que estamos en condiciones de hacerlo, este equipo debe y tiene que mostrar una rebeldía que yo estoy seguro de que el intento lo va a hacer", agregó en la conferencia de prensa.

Consultado por La Página Millonaria, explicó por qué salió Andrés D'Alessandro: "Quería darle un poquito de profundidad al ataque, sabíamos que podía ser así en los primeros 45 minutos. Nos costó jugar el partido en la altura. Las respuestas físicas tal vez fueron más negativas de las que esperábamos. Porque se vio un equipo que tuvo poca respuesta física".

"Intentábamos ir a buscar ese gol que nos diera un poco más de tranquilidad. Pero cuando teníamos que correr sin pelota tardábamos en reaccionar. Correr sin pelota es más complejo y ahí sufrimos nosotros. Era un partido difícil que teníamos controlado y los goles vinieron por pérdidas nuestras en ofensiva y que nos agarran con poca reacción", señaló.

Con la mira puesta en la revancha, el Muñeco aseguró que el Millonario podrá acertar en el arco rival, por lo que será fundamental mantener en cero el propio.

"Nosotros somos un equipo que va a hacer goles. Lo que tenemos que asegurarnos es que no nos conviertan. Para eso vamos a tener que estar sólidos en todas las líneas. Si atacamos sin defendernos podemos sufrir, tenemos que tratar de que no nos hagan goles. Pero somos un equipo que hace goles, así que trataremos de revertir esta serie", finalizó.




 

MAYADA: “EN CASA LO PODEMOS DAR VUELTA”

MayadaMayada tiene fe ciega en este plantel

 

Camilo Mayada dialogó con la prensa y expresó su calentura por el partido paupérrimo de River en Quito. Aunque dejó en claro que confía en que podrán revertir esta situación.

El Millonario jugó un partido para el olvido y tiene un pie y medio afuera de la Copa Libertadores. El próximo 4 de mayo se volverá a enfrentar a Independiente del Valle en el Monumental y deberá revertir un 2 a 0.

Mayada demostró su enojo en diálogo con Fox Sports: “La verdad que sabíamos que las condiciones de juego eran difíciles, pero también teníamos en cuenta qué partido se nos iba a plantear. Es un resultado malo, pero este es un equipo fuerte y en casa lo podemos dar vuelta”.

El volante uruguayo dejó en claro que el Más Grande no perdió por el arbitraje, si no que por su juego: “El resultado fue duro, pero cuando estuvimos un gol abajo tuvimos la chance de Lucas (Alario) de cabeza y el gol anulado que hubiera sido muy importante. Pero son fallos decisivos, también nosotros fallamos en la definición. No hay que poner excusas, hay que hacer un buen partido en Buenos Aires”, sentenció.